fbpx

Consejos para mantener una buena salud física

Mantener una buena salud física es base primordial para una vida libre de enfermedades, activa y de mayor rendimiento a la hora de realizar trabajos específicos. A veces, el ritmo de vida de algunas personas las lleva a olvidarse de su salud física, hecho que termina afectándolos a la larga.

Aquí te daremos unos tips que debes tener en cuenta dentro de tu rutina diaria, para de esa manera comenzar a cuidar tu salud física y mental.

Estos consejos no significan que debas abocarte a ellos, simplemente con tenerlos en cuenta ya estarás dando un cambio radical.

CUIDA TU ALIMENTACIÓN

Los alimentos son el combustible del cuerpo y por ende no podemos meterle a nuestro vehículo productos que puedan terminar dañándolo por completo. No es necesario seguir una dieta estricta o eliminar cierto tipo de alimentos, no, simplemente apelamos a la “moderación”.

En tu comida diaria trata de integrar frutas, verduras y cereales, esto puede ir acompañado de tu proteína principal y así estarás ingiriendo una comida equilibrada.

Sabemos que la comida “basura” es muy rica, pero sus niveles de grasas saturadas son muy altos, trata de evitar ingerir este tipo de alimentos regularmente, puedes espaciarlos si no quieres sacarlos de tu vida.

No te saltes los horarios de comida, trata de ser puntual, puede llegar a ser difícil para algunas personas debido a su ritmo de vida, pero no cumplir con los horarios conlleva a ingerir más alimentos a la hora de comer.

Otra de las cosas es evitar “picotear” entre comidas. En algunos casos, la ansiedad se presenta con ganas de comer, si te dan recomendamos ingerir frutos secos o una pieza de fruta que te garantizará nutrientes.

Reduce el consumo de azúcar y sal, maten tu organismo lo más hidratado posible. Recuerda el agua es vida, bebiendo agua de forma abundante te ayudará a expulsar las toxinas del cuerpo, ayuda a la digestión y evita el estreñimiento.

CUIDADO CON LOS HÁBITOS

Fumar y beber son hábitos letales para el organismo, más el primero que el segundo.

Si eres un bebedor acérrimo, intenta disminuir el consumo de alcohol. Una copa de vino al día está bien, incluso ayuda a la digestión, pero al hacerlo en cantidad es cuando llegan los problemas.

En el caso del cigarrillo, este está vinculado a numerosas patologías desde cataratas oculares hasta el cáncer. Eso unido al hecho que al fumar no solo afectas a tu cuerpo sino a las personas que te rodean.

Es por eso que dejar de fumar siempre será una mejor decisión y prueba de ello son los siguientes hechos:

-Dejar de fumar por 20 minutos disminuye la presión arterial

-Después de 12 horas sin fumar, la sangra alcanza los niveles de monóxido de carbonos normales.

-A los tres meses la circulación de la sangre mejora.

-A los nueve disminuye el riesgo de infecciones, la sensación de que te falta aire y la tos.

-Tras un año sin fumar, los riesgos de enfermedades coronarias disminuyen. A los 10 y 15 años, los riesgos de cáncer de pulmón disminuyen a la mitad así como la de enfermedades al corazón.

Es por eso que dejar de fumar siempre es y será una mejor decisión.

DEPORTES PARA UNA BUENA SALUD FÍSICA

Este es uno de los pilares fundamentales para un estilo de vida saludable y lo mejor de todo es que está al alcance de cualquiera.

Se recomienda practicar alguna actividad física de forma diaria por 30 minutos, como trotar, caminar a un buen ritmo o alguna rutina.

Con sacar tiempo para hacer ejercicios, estarás aportando a tu cuerpo una ayuda inmensa como a mantener el peso, controlar los niveles de azúcar en la sangre, reducir el riesgo de enfermedades coronarias, mejorar el sueño, aumentar el autoestima y mejorar la depresión.

Si tu trabajo te exige estar muchas horas sentado, levántate cada hora y camina un poco para tener los músculos activos.

Acudir a un gym siempre es una buena idea, ya que ahí tendrás varias opciones de entrenamiento, no solo levantamiento de peso.

UN BUEN DESCANSO

La falta de sueño genera un impacto devastador en nuestro cuerpo. Todo se descontrola, desde el sistema hormonal, hasta el inmunitario pasando por el respiratorio. Todo nuestro organismo se descompensa si no le damos el descanso que requiere.

Además el no dormir de forma adecuada eleva el riesgo de contraer infecciones, obesidad y enfermedades coronarias.

Las horas de sueño son recomendadas dependiendo de la edad de la persona

Para los recién nacidos y hasta los tres meses, las horas de sueño son de 14 a 17 horas. Hasta los 11 meses entre 12 a 15.

A partir de los dos años los niños deberían dormir entre 9 y 15 horas diarias. Menores de 5 hasta los 13 años entre 10 a 13 horas. Los adolescentes hasta los 17 años pueden dormir 10 horas diarias y los adultos entre 7 y 9 horas.

Si te cuesta lograr el sueño, puedes implantar ciertos hábitos antes de dormir, por ejemplo, ten un horario regular para irte a la cama y levantarte. Acciones como lavarse los dientes, tomar un baño y leer, puedes vincularlas a la rutina antes de dormir.

Practica ejercicios, pero no lo hagas antes de dormir, esto lo que ocasionará es que actives tu cuerpo. Trata de dormir con ropa con la que te sientas cómodo.

Teniendo estos consejos en cuenta podrás lograr una mejor salud física con un mínimo esfuerzo, solo debes seguir las pautas, dejar algunos y agregar otros.

Posts Relacionados